Haz clic para llamar. Consulta gratis

(830) 326-4444

Volver al Blog

¿COMO PUEDES SABER SI SUFRISTE UNA LESION CEREBRAL TRAUMATICA?

TBILas lesiones cerebrales traumáticas se clasifican en leves, moderadas, y severas dependiendo de la gravedad de la lesión.  Existen diversas formas para determinar si una persona sufrió una lesión cerebral traumática, tomando en consideración los resultados de la evaluación médica correspondiente en base a tus síntomas o quejas subjetivas, y señales o hallazgos objetivos.  Un síntoma es todo aquello sobre lo que el paciente se queja (ej. Dolor de cabeza, mareos, etc), mientras que los signos son los que pueden apreciarse por parte de alguien más (ej. Imágenes, tomografías, análisis de sangre, etc).

Es posible que los síntomas de una lesión cerebral traumática no se manifiesten de forma inmediata.  Puede ser que dichos síntomas aparezcan después de días, semanas o meses después de la lesión.  Puede ser complicado determinar si una persona en efecto sufrió una lesión cerebral traumática.  Sin embargo, estos son los síntomas más comunes:

  • Dolor de cabeza
  • Visión nublada o borrosa
  • Náuseas o vómito
  • Mareos
  • Sensibilidad al ruido o la luz
  • Zumbidos en los oídos
  • Desequilibrio
  • Sensación de cansancio y sin energía
  • Dificultad para pensar claramente
  • Sensación de lentitud
  • Dificultad para concentrarse
  • Dificultad para recordar información nueva
  • Irritabilidad
  • Tristeza
  • Sensibilidad
  • Cambio de humor
  • Nerviosismo o ansiedad
  • Dormir más de lo usual
  • Dormir menos de lo usual
  • Dificultad para conciliar el sueño

Se recomienda ampliamente que el personal de emergencias o el médico lleve a cabo una evaluación médica exhaustiva para determinar si el paciente sufrió una lesión cerebral en base a los síntomas del cliente o hallazgos objetivos.  Los signos varían de acuerdo al nivel de gravedad de la lesión cerebral.

Por lo que se refiere a la lesión cerebral traumática leve, el Congreso Americano de Medicina de Rehabilitación definió este padecimiento “como una disrupción de la función cerebral de tipo traumático y psicológico, mismo que se manifiesta mediante pérdida de conocimiento temporal, cualquier tipo de pérdida memoria sobre hechos que ocurrieron inmediatamente antes o después del accidente, o cualquier alteración en el estado mental al momento en que ocurrió el accidente (ej.  Sensación de aturdimiento, desorientación, o confusión), pero que al mismo tiempo la gravedad de la lesión no supera lo siguiente:

  • Pérdida de conocimiento por un lapso de 30 minutos o menos,
  • Una calificación en la escala de coma Glasgow de 13-15,
  • Amnesia postraumática

Una lesión cerebral traumática moderada ocurre cuando la pérdida de conocimiento dura 30 minutos o más, una calificación inicial en la escala de coma Glasgow de 9-12, y un periodo de amnesia postraumática de 24 a 7 días.  Una persona con este tipo de lesión puede experimentar cualquiera de los síntomas comunes antes mencionados, pero en este caso, dichos síntomas no desaparecerán e, inclusive, es posible que empeoren.  En algunos casos, es posible que se muestren anormalidades de las radiografías y rayos-X, y que existan disfunciones físicas, cognitivas, y conductuales que pueden durar por meses o, inclusive, llegar a ser permanentes.

Una lesión cerebral traumática severa ocurre cuando hay una pérdida de conocimiento por más de 24 horas, una calificación inicial en la escala de coma Glasgow de 3-8, y un periodo de amnesia postraumática mayor a 7 días.  Adicionalmente, las consecuencias de una lesión cerebral traumática severa pueden también estar asociadas con problemas cognitivos, de lenguaje, sensoriales, perceptivos, físicos y socio-emocionales, tales como:

  • Problemas de atención, concentración, distracción, memoria, velocidad para procesar información, confusión, impulsividad, articulación de lenguaje y funciones ejecutivas, entre otros.
  • Habla y lenguaje. Dificultad para entender lo que se dice; dificultad para hablar y ser entendido; trastornos de habla; hablar demasiado rápido o lento; problemas para leer y escribir.
  • Dificultad para percibir tacto, temperatura, movimiento, posición de las extremidades, etc.
  • Dificultad para integrar y convertir lo que se percibe por medio de los sentidos en información psicológica relevante.
  • Visión. Pérdida de vista parcial o total, debilidad en los músculos oculares, doble visión, problemas para medir distancia, movimientos oculares involuntarios, intolerancia a la luz, etc.
  • Audición. Disminución o pérdida auditiva, alta sensibilidad a los oídos, etc.
  • Pérdida o disminución del sentido del olfato.
  • Pérdida o disminución del sentido del gusto.
  • Convulsiones asociadas con epilepsia, lo cual puede tener como consecuencia una interrupción en el nivel de conocimiento, en percepciones sensoriales o movimientos motrices.
  • Cambios físicos. Parálisis, dolores crónicos, incontinencia urinaria, desorden del sueño, pérdida de fuerza, cambios en el apetito, regulación de la temperatura corporal, problemas menstruales.
  • Socio-emocionales. Problemas asociados con dependencia, poca o nula habilidad emocional, pérdida de motivación, irritabilidad, agresión, depresión, desinhibición, fuera de sí.

En caso de tu o un ser querido hayan sufrido lesiones con motivo de la negligencia de otra persona, y piensas que pudiste haber sufrido una lesión cerebral, te recomendamos ponerte en contacto con nosotros de forma inmediata.  Nuestros abogados cuentan con amplia experiencia y están dispuestos a ayudarte para que se te pague la indemnización que te corresponde, y definitivamente te ayudarán a entender cualquier tema, por más complejo que sea, relacionado con este tipo de lesiones.

Pin It on Pinterest

Skip to content