Haz clic para llamar. Consulta gratis

(830) 326-4444

Daños Cerebrales

En la mayoría de los casos, los daños cerebrales pueden ser causados por un golpe (trauma) directo en la cabeza de una persona. Este golpe puede ocurrir en diversas situaciones, tales como accidentes automovilísticos, accidentes durante actividades deportivas o recreativas, caídas de altura, disparos o golpes en seco. Los daños cerebrales también pueden ser consecuencia de otros eventos que no necesariamente tienen que ver con golpes en la cabeza, tales como asfixia, accidentes en los que casi se pierda la vida por ahogamiento, aplastamiento, ataques al corazón, pérdida de sangre, infartos, aneurisma, exposición a materiales tóxicos y electrocución.

Si tu o cualquier ser querido ha sufrido un daño cerebral en un accidente, es sumamente importante que te pongas en contacto con un abogado de la Firma Legal Amaro. Tenemos más de 20 años de experiencia representando personas en todo tipo de asuntos que involucren lesiones, y desde luego podemos utilizar esta experiencia en el manejo de tu asunto. También investigaremos tu accidente con la finalidad de determinar quien tuvo la culpa y en base a ello buscar la indemnización correspondiente mediante la presentación de una demanda a tu nombre. Con nuestra ayuda, tendrás posibilidades de que se te compense totalmente por los daños, como gastos médicos, gastos de terapias de rehabilitación, dolor y sufrimiento y pérdida de ingreso sin que tengas que poner un solo centavo de tu bolsa.

Las lesiones cerebrales pueden tener impactos generalizados a largo plazo. Asegúrese de que la parte culpable sea considerada responsable al asociarse con el Despacho de Abogados Amaro en la búsqueda de la recuperación financiera y la justicia.

Obtenga GRATIS su Consulta
Efectos del daño cerebral

La mayoría de los daños cerebrales no son aparentes a simple vista. Esto puede llevar a la conclusión de que el daño no es grave. Sin embargo, este tipo de lesiones de hecho pueden ser muy complejas y tener como consecuencia secuelas físicas, cognitivas y vocacionales que pueden tener un impacto negativo en la vida de una persona. En muchos casos, los daños cerebrales son ocasionados por la negligencia de otra persona, grupo de personas o una empresa. Si la víctima de un daño cerebral ha sufrido cambios drásticos en su vida cotidiana que le impidan funcionar de forma normal o contar con trabajo remunerado, el causante del daño debe de asumir su responsabilidad por cualquier daño, perjuicio o pérdida que como resultado de este daño la víctima sufra.

Pin It on Pinterest

Skip to content